Valentín se enfrenta a su miedo a las agujas pero enloquece al saber que tiene que hacerse un tacto rectal: "Me duelen hasta los supositorios"