David pesa 172 kilos y es incapaz de atarse los zapatos: "Quiero tener un hijo y poder correr tras él"