Los testigos del enlace tienen la última palabra