Y Corina besó... la lona