Los guapos, puestos a prueba en una platanera