Simpáticos y nerds disfrutan de un día en el Loro Parque