Los Nerds olvidan su vergüenza en un café teatro