Por arte de magia, los 'conquistadores' imponen sus normas durante 48 horas