Corina, decontenta con sus conquistadores