Yong Li, ¿un movimiento sexy del porno?