Álvaro Colina, el niño de la informática