Xavi Falcón, el príncipe de cuento