Xavi Falcón, triste al quedarse sin Furia, su amuleto de la suerte