Roberto Martínez, el músculo religioso