Una cita perfecta acaba con un monólogo del guapo mulatito Pau Montaner