Godwyn, el único superviviente del monasterio