La Reina Isabel ejecuta un oscuro plan para que Eduardo III declare la guerra a Francia