El paradón de Rui Patricio que desbarató la primera ocasión clara de Italia