Barry le pone una inyección letal al jeque: “Espero que puedas perdonarme”