La amenaza rebelde de Ihab es cada vez más fuerte en Abbudin