Emma no comprende los excesos de Ahmed