El destino de un pueblo está en manos de un hombre, en 'Tyrant'