El ritual del amor de Ruth a Aitor acabó convirtiéndose en el sorteo de la Lotería