Myriam: “Mi avatar se ha dejado la princesa en su pueblo”