Máximus se arriesga infiltrándose... y termina cantándole al oído a Patricia