El destino une a Martin y Jake con la madre de Amelia en Los Ángeles