Una partida de póker es clave para Martin