Todo está conectado, y Jake tiene la clave