Jorge Berrocal: “No echéis ni a Omar hasta que no corra la sangre”