San Bernardino se hace pasar por un Cabo del Ejército muy cabreado