Javier Abascal se hace pasar por un ciego al que deben leer mensajes picantes