Carlos Pareja, un comprador incómodo