Carolina sale huyendo tras la broma del vidente