San Bernardino, en busca de aliados de la mafia rusa en España