San Bernardino quiere embargarle a Carlos sus pertenencias