Iker Jiménez se adentra en el mundo de los epitafios