Bromas aparte: San Bernardino intenta romper una relación