Juan Salazar, a Iker Jiménez: “¡Hablas como si vinieras de la luna!”