Edurne, a por todas: escotazo azul