Lágrimas y decepción: no todos pudieron sentir la fuerza de Abascal en Las Rozas