Tito Álvarez deja el taxi para montar un lobby en Bruselas