Los taxistas intentan colarse en Fitur y la policía tiene que cargar