El superpoder de Pedro Sánchez: correr 10 kilómetros sin sudar una gota