Miriam Saavedra: “Me siento un eructo estancado”