Miguel Lago se viene arriba y se marca un Santiago Abascal, bandera en mano