Miguel Ángel Revilla, a Risto Mejide: “No invites nunca a comer a Antón Losada”