Juanes no es el primero: Rosalía o Amaral ya se quejaron porque los partidos políticos usaron sus canciones sin permiso