Detrás de un dictador se esconde un corazón picarón