David Jiménez asegura en su libro que Villarejo manejaba al periódico El Mundo