Silencio absoluto entre los feligreses de la Basílica del Palmar de Troya